lunes, 29 de diciembre de 2014

Sicariato en el Night Club Le Palace

Sicarios que se desplazaban en auto robado mataron a dos personas la madrugada del 27 de diciembre, en los estacionamientos del Night Club Le Palace, ubicado en calle 51, Bella Vista.
 


El atentado tenía como blanco un grupo de holandeses que se presume eran perseguidos por los delincuentes que le abrieron fuego al llegar al conocido club de chicas VIP.

El holandés Halid Jafatts, de 28 años, fue asesinado de un tiro en el tórax, mientras que el DJ del local, el panameño Luis González Lapenta, de 49 años, apodado “Luisito”, de un tiro en la cabeza.

Testigos contaron que “Luisito”, con 25 años de servicio, estaba encargado de poner la música en la noche, salió a fumar y a conversar con el conserje del lugar, cuando observaron ingresar rápido el carro de los extranjeros: un Kia Scrento matriculado AF3585, el cual se estrelló contra el muro del estacionamiento.

Al vehículo le realizaron nueve disparos desde un auto Suzuki Grand Vitara, blanco, tres delincuentes que no han sido detenidos.

Además del conductor, Halid, quien fue asesinado; el copiloto, Isaan Briddine, de 27 años, recibió tres tiros, uno en cada pierna y un tercero en el hombro derecho, informó una fuente de la Unidad de Homicidios de la Fiscalía Auxiliar, el mismo se encuentra delicado.

El carro Grand Vitara, con que se presume se perpetró el atentado, mantenía una denuncia de robo desde las 11 de la noche del viernes.

Un informe de la Policía Nacional indica que ese vehículo fue robado por tres ladrones a una persona que reside en Villa Lucre, San Miguelito.

El auto fue recuperado en el fondo del río, Río Abajo.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Dos nuevos caramelos nos llegan de Colombia

Nos complace saber que nuestra página se ha vuelto referencia para extranjeros y locales que buscan putas en estas tierras, pero además poco a poco se ha vuelto una herramienta de gran ayuda para putas primerizas o extranjeras que quieren emprender la aventura llamada Panamá.

Fuimos contactados recientemente por dos hermosas chicas colombianas que se asesoraron con nosotros para venir al país a prestar sus servicios a caballeros serios y responsables que se quieran divertir y disfrutar de los placeres que solo chicas como ellas pueden otorgar.

Las Putas en Panamá se complace en presentar a Elanis y Sofía, aquí les dejamos sus fotos y si quieres contactarlas solo debes escribirnos a corporatocracio@gmail.com indicarnos tu nombre o seudónimo, los 4 últimos números de celular, fecha y hora exacta de tu cita y la chica que te gusta y con gusto te enviaremos sus datos de contacto, es importante destacar que los lectores nuestra página pueden obtener un descuento especial.


 
Elanis
20 años
colombiana
Vía Venetto
60 la hora
Sexo vaginal, oral, poses, masajes besos y carisias.


 
 

lunes, 17 de noviembre de 2014

El "tour" de las putas Segun Diario La Critica

Cuál es la diferencia entre una puta para limpios, una para clase media y una para cocotudos (aparte del precio)? La respuesta a esta pregunta la obtuvimos después de dar un "tour" por tres de los más concurridos prostíbulos del país. Ahí había para todos los gustos, colores y bolsillos.

La Mayor
Conozcamos la oferta básica en nuestro “tour” de las putas: La Mayor es un burdel legendario, ubicado en San Felipe, frente a lo que hoy en día es la segunda fase de la Cinta Costera.
 

Es un sitio frecuentado por hombres de clase trabajadora, y está organizado como el típico bar/putero, con mesas para ver a las hembras bailando el tubo. Y esa noche, estaba "hasta el tope". La mayoría de las mesas estaban ocupadas por jóvenes.

El ambiente está diseñado para crear la ilusión en los clientes (usualmente entrados en tragos) de que están "levantando": Estás sentado con tu trago y conversando con tus pacieros, cuando de repente haces contacto visual con una despampanante chica, quien de la nada se te acerca y se sienta junto a ti, buscando conversación. ¡Coño, soy un Don Juan, la tengo lista pa’ la foto!

Pero el que está listo eres tú. Lo primero que hace Graciela, una espectacular dominicana de ojos color miel, larga cabellera y tetas estrujadas en un sostén dos tallas más pequeña, es pedirme un trago, que usualmente cuesta entre 7 y 10 dólares. La mitad es para el establecimiento y la otra mitad es para ella. Este es el procedimiento estándar en cualquier bar/putero popular, y si estás demasiado borracho o demasiado ahueva’o, te va a sacar tres tragos mínimo antes de subir.

Los precios de los polvos inician desde los $15, y eso significa un dólar el minuto, que comienza a correr desde que entras al cuartito. Media hora son $30, y hay un servicio especial de $80.
Graciela no se anda con ahuevazones. Se encuera rápidamente, pidiéndome que haga lo mismo, y luego me pone un preservativo de una marca que en mi vida había visto. "Apúrate papi", dice acostada sobre una enorme cama “King Size”, ya con un tono más impaciente y menos dulce que cuando estábamos en la mesa. No hay tiempo que perder.

El polvo fue una carrera contra el tiempo. Pin, pan, pun. Si te viniste, bien. Y si no, también.

Miami
A diferencia de club Miami, propiedad de asiáticos, y ubicado en el área comercial de El Dorado, es considerado un prostíbulo para clase media.


Cuando entramos, a eso de la 1:00 a.m., se notaba que era un día lento. Solo había dos mesas ocupadas con un par de tipos que a todas luces parecían turistas.

El formato del sitio era similar a La Mayor: mesas concéntricas a un escenario con varios tubos para que las chicas bailen. A la derecha, en el bar, las chicas conversaban esperando que cayera algo.
Prácticamente teníamos el putero para nosotros. Inmediatamente nos sentamos en la barra, y llamamos a dos colombianas con nombres de argentinas: Andrea para mi amigo y Valeria para mí.

No sé si era por falta de clientes en la noche o por ética de trabajo, pero Valeria estaba muy cariñosa conmigo. La pequeña fulita me mostraba sus frenos al sonreír, frotaba sus desproporcionadas nalgas de silicona contra mi pierna, y se reía de todos mis chistes malos.

La erección fue inmediata. Valeria había sabido ejecutar la ilusión del "levante" mucho mejor. Y ni siquiera me pidió que le pagara un trago.

Al igual que en La Mayor, lo primero fue pasar por caja. La cifra: $90 por una hora. Gracias a Dios no los pagué yo.

Tras dar tres vueltas a lo largo de una angosta red de pasillos, llegamos al cuartito, con una cama mucho más pequeña que en el putero anterior. Valeria se quitó lo poco que tenía puesto, y comenzó a acariciarme, algo que ni le pasó por la mente a la dominicana de La Mayor.

Acto seguido, tomó un condón y me lo puso, para someterme a una dizque apasionada sesión de sexo oral.

"Bueno, voy para adentro", me dije. Cuando comenzamos, Valeria continuó con la ilusión, me hizo sentir que estaba en una porno. Gritos y gemidos como "dame más, papi"; "así, así" y "no pares".
Al final, usamos 45 minutos de la hora que teníamos disponible, nos quedó para una breve conversación, en la que pude conocer que tiene una hija.

Cuando salimos del cuartito, hasta me salió con un "espero que vuelvas pronto". ¿Coño, será que quedó gustando de mí o qué?

Golden Time
Esta casa de masajes ubicada en Plaza Mirage, frente a la vía Ricardo J. Alfaro, tiene fama de ser uno de los mejores prostíbulos de la ciudad capital. Después de todo, si vas a pagar $115 por un polvo, más vale que la chica se vea como una supermodelo. Y de hecho, así lucen.


A la entrada, lo primero que nos encontramos es una sala de espera y una cajera detrás de una vitrina. Parecía que había llegado como al dentista. De salida, nos ofrecieron tragos, y nos hicieron pasar por un pasillo hasta llegar a un cuarto con varios sillones. Era el cuarto para ver la mercancía.

En este caso, se trataba de otro tipo de ilusión, que te hace sentir como una especie de magnate al que las mujeres se le ofrecen. Mientras estábamos cómodamente sentados y con trago en mano, las chicas disponibles en Golden Time hacían fila y se nos presentaban una a una para que las escrutáramos de arriba a abajo, y así decidir cuál escogeríamos.

Tetas enormes, culos sobresalientes, todas con abdomen plano y cinturita diminuta. Todo indicaba que habían sido perfeccionadas por un cirujano. La que escogí era una angelical colombiana: alta, con muslos gruesos y vestida con lencería blanca. ¡Qué casualidad, me tocó otra Valeria! Total, no es el nombre verdadero de ninguna de las dos.

Lo primero fue un masaje ejecutado, cuya finalidad era poner al cliente a punto. Me preguntó si quería que me untara crema o aceite. Escogí crema. Ahí me di cuenta de que iba a tener que bañarme antes de regresar a la casa, para que mi mujer no me sintiera olores sospechosos.

Valeria #2 se mostró menos entusiasta que su tocaya de Miami, pero con semejante cara y cuerpo, no tenía que esforzarse mucho. Luego del masaje de cuerpo entero, sus manos se concentraron en la parte específica donde va puesto el condón, y arrancó con una succionada bucal.

Llegó la hora del sexo de verdad. Valeria #2 comienza arriba de mí, y entre una pose y otra, trataba de encontrarle aunque fuera un defecto en el cuerpo. Era literalmente una Barbie.

Y hasta cierto punto fue como acostarse con una muñeca. A pesar de su cuerpo espectacular, y belleza indiscutible, Valeria #2 se mostraba en un tanto distante, al contrario de su tocaya. Nos vestimos, salimos del cuarto y mientras volteaba para buscar mis llaves, Valeria #2 sencillamente se me perdió de vista. Al salir por la puerta principal, vi que había regresado al cuarto contiguo, y conversaba con sus compañeras.

¿Cuál es la diferencia entre chicas vendedoras de placer para limpios, clase media y gente con plata? No hay que darle tanta mente: el tiempo del polvo, el trato y el número de implantes.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Las prepagos sexuales on-line

Las prepagos sexuales on-line

15 de mayo
18:26
José Edwin Sánchez M.
jesanchez@epasa.com  

El uso de la tecnología y de las redes sociales ha facilitado la comunicación y opciones de negocio de una manera más rápida y efectiva. Eso ha llevado a que muchas de las mujeres que ejercen el denominado oficio más viejo del mundo, como es la prostitución, opten por captar a sus clientes a través de este tipo de canales de comunicación.

Facebook, twitter, Whatsapp, BB Pin y otras redes sociales, son las que utilizan las chicas, conocidas también como “prepagos” para ofrecer sus servicios a clientes.

Incluso, cuentan con varias páginas en internet para ofrecer sus servicios. La mayoría de ellas, usan nombres de “pila”, según comentó a través de un chat, una chica llamada “Paty”, que dijo tener 23 años de edad, colombiana, estudiante de una universidad privada y que reside en vía Argentina, lugar donde recibe a sus clientes, según ella, para mayor seguridad.

Sus clientes la localizan a través de Whatsapp, donde mediante una sensual fotografía los invita a comprar sus servicios, los cuales no son nada baratos, ya que superan los 80 dólares por hora, y los cuales incluyen, según detalla, sexo oral y vaginal, si el cliente desea sexo anal, la tarifa sube a 150 dólares.

“Si mi amor te espero, no te preocupes que el buen sexo está garantizado”, dijo en acento colombiano cuando se llamó esta chica, para confirmar si era ella, quien escribía.

Aunque fue difícil sacarle mucha información a través del chat, “Paty” dijo que la mayoría de sus clientes son hombres entre 25 y 45 años de edad, que son los que pueden pagar por sus servicios. Asegura no tener pareja o novio, y en las aulas de clases, cree que sus compañeros ignoran a lo que se dedica.

Rosy, también ofrece sus servicios  
Otra chica colombiana que ofrece sus servicios on line, es “Rosy” de 28 años. Ella va directo y en su mensaje dice “solo para quienes quieren el servicio”. Su descripción dice que es blanca, de buenas curvas y dispuesta a todo. Es más accesible  en cuanto a precios, que “Paty”.

Sus servicios los ofrece por 60 balboas y el mismo incluye el “paquete completo” como ella misma lo describe: sexo oral, vaginal y anal”, pero el cliente tiene que pagar el hotel, ya que ella no realiza el trabajo en su casa.

“Si no vas a contratar el servicio, no me preguntes muchas cosas”, dijo “Rosy”, antes de colgar el teléfono y no dar mayor información de su trabajo.

¿Quienes usan este medio?  
Un experto en redes sociales que pidió reserva a su nobre, dijo que en Panamá existen varias páginas o sitios web que se dedican a promover este tipo de servicios, en una de ellas observamos que existen más de 40 números de chicas que prestan el servicio.

La mayoría de ellas colombianas, venezolanas y dominicanas, muy pocas panameñas. Quienes ofrecen este servicio en estas página, no son de las que salen a “pescar” en las calles. Ellas esperan que sus clientes les llamen, y según algunas, hay clientes que se han convertido en fijos y les llaman dos o tres veces a la semana para sus servicios.

¿No temen por su seguridad?
Laura, diríamos es una experimentada en este campo, Tiene más de 35 años de edad y ha visto como ha cambiado el negocio.

De los trabajos en bares, la calle y ahora on-line, dice que esta última es la menos peligrosa.
“Al menos puedes ver el rostro de la persona a través de una foto antes de concretar el servicio.
Puedes decidir si aceptas o no. Es una ruleta, pero llevamos ventaja cuando has visto a la persona antes del servicio”, dice.

¿Aún desea el servicio?    
En las calles de Panamá, después de las 10 de la noche abundan estas chicas. Si usted es asiduo cliente de las “damas de la noche”, las opciones no le faltan. Desde las prepagos on-line hasta las que “pescan” en casinos, hoteles y calles.

Pero tenga, cuidado, además de las enfermedades sexuales que pueda contraer, corre el riesgo de ser víctima de un asalto. Así como ellas, se exponen ante sus clientes, usted también corre el peligro de ser atracado por ellas.
- See more at: http://www.critica.com.pa/notas/1585780-las-prepagos-sexuales-on-line#sthash.ekKqCJ3k.dpuf
Las prepagos sexuales on-line
José Edwin Sánchez M.
Diario La Critica


El uso de la tecnología y de las redes sociales ha facilitado la comunicación y opciones de negocio de una manera más rápida y efectiva. Eso ha llevado a que muchas de las mujeres que ejercen el denominado oficio más viejo del mundo, como es la prostitución, opten por captar a sus clientes a través de este tipo de canales de comunicación.

Facebook, twitter, Whatsapp, BB Pin y otras redes sociales, son las que utilizan las chicas, conocidas también como “prepagos” para ofrecer sus servicios a clientes.

Incluso, cuentan con varias páginas en internet para ofrecer sus servicios. La mayoría de ellas, usan nombres de “pila”, según comentó a través de un chat, una chica llamada “Paty”, que dijo tener 23 años de edad, colombiana, estudiante de una universidad privada y que reside en vía Argentina, lugar donde recibe a sus clientes, según ella, para mayor seguridad.

Sus clientes la localizan a través de Whatsapp, donde mediante una sensual fotografía los invita a comprar sus servicios, los cuales no son nada baratos, ya que superan los 80 dólares por hora, y los cuales incluyen, según detalla, sexo oral y vaginal, si el cliente desea sexo anal, la tarifa sube a 150 dólares.

“Si mi amor te espero, no te preocupes que el buen sexo está garantizado”, dijo en acento colombiano cuando se llamó esta chica, para confirmar si era ella, quien escribía.

Aunque fue difícil sacarle mucha información a través del chat, “Paty” dijo que la mayoría de sus clientes son hombres entre 25 y 45 años de edad, que son los que pueden pagar por sus servicios. Asegura no tener pareja o novio, y en las aulas de clases, cree que sus compañeros ignoran a lo que se dedica.

Rosy, también ofrece sus servicios  
Otra chica colombiana que ofrece sus servicios on line, es “Rosy” de 28 años. Ella va directo y en su mensaje dice “solo para quienes quieren el servicio”. Su descripción dice que es blanca, de buenas curvas y dispuesta a todo. Es más accesible  en cuanto a precios, que “Paty”.

Sus servicios los ofrece por 60 balboas y el mismo incluye el “paquete completo” como ella misma lo describe: sexo oral, vaginal y anal”, pero el cliente tiene que pagar el hotel, ya que ella no realiza el trabajo en su casa.

“Si no vas a contratar el servicio, no me preguntes muchas cosas”, dijo “Rosy”, antes de colgar el teléfono y no dar mayor información de su trabajo.

¿Quienes usan este medio?  
Un experto en redes sociales que pidió reserva a su nobre, dijo que en Panamá existen varias páginas o sitios web que se dedican a promover este tipo de servicios, en una de ellas observamos que existen más de 40 números de chicas que prestan el servicio.

La mayoría de ellas colombianas, venezolanas y dominicanas, muy pocas panameñas. Quienes ofrecen este servicio en estas página, no son de las que salen a “pescar” en las calles. Ellas esperan que sus clientes les llamen, y según algunas, hay clientes que se han convertido en fijos y les llaman dos o tres veces a la semana para sus servicios.

¿No temen por su seguridad?
Laura, diríamos es una experimentada en este campo, Tiene más de 35 años de edad y ha visto como ha cambiado el negocio.

De los trabajos en bares, la calle y ahora on-line, dice que esta última es la menos peligrosa.
“Al menos puedes ver el rostro de la persona a través de una foto antes de concretar el servicio.
Puedes decidir si aceptas o no. Es una ruleta, pero llevamos ventaja cuando has visto a la persona antes del servicio”, dice.

¿Aún desea el servicio?    
En las calles de Panamá, después de las 10 de la noche abundan estas chicas. Si usted es asiduo cliente de las “damas de la noche”, las opciones no le faltan. Desde las prepagos on-line hasta las que “pescan” en casinos, hoteles y calles.

Pero tenga, cuidado, además de las enfermedades sexuales que pueda contraer, corre el riesgo de ser víctima de un asalto. Así como ellas, se exponen ante sus clientes, usted también corre el peligro de ser atracado por ellas.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Asociación de prostitutas imparte curso a novatas

Asociación de prostitutas imparte curso a novatas

Crisis en España aumenta la demanda de mujeres que desean aprender el oficio.

14 de noviembre
10:48

Espectador
España

Paula Vip es su alias laboral. Tiene 42 años es catalana y se define como elegante, discreta, educada y “puta”. También es la presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) y la inventora del único curso de prostitución que se imparte en España. Mañana sábado Paula volverá a aleccionar, junto a la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, a 25 alumnas para que se conviertan en “putas profesionales”. Todo ello en un sólo fin de semana y por 50 euros. Vip asegura que con la crisis hay una sobreoferta de mujeres que ejercen la prostitución y considera su curso como imprescindible para adentrarse en ese sector.

La presidenta de Aprosex deja claro en primer lugar que su trabajo no tiene absolutamente nada que ver con la actividad que la que realizan las mujeres a las que se obliga a prostituirse: “Eso es trata de seres humanos y debe intervenir rápidamente la policía”.

Pese a ello, Paula denuncia que está dada de alta en el régimen de autónomos como trabajadora sexual pero en cambio no tiene derechos: “Las autoridades piensan que las putas somos ignorantes y les molestamos”. En Aprosex hay asociadas que se prostituyen en la calle y que están ahí “porque quieren y deben seguir pactando espacios y horarios con los ayuntamientos”.

El letrado representante de la organización feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defendido el curso de la asociación Aprosex ya que “se trata de mujeres que se prostituyen por voluntad propia sin ningún tipo de coacción y se les da unos conocimientos útiles para el ejercicio de esa actividad”.

“La crisis ha provocado una sobreoferta que ha reventado las tarifas del mercado y mucha niña con mucha falta de profesionalidad”, asegura Vip. La presidenta de Aprosex quiere que las personas que empiezan en el sector del sexo de pago tengan muy claro que “la prostituta no es una víctima, los hombres pagan pero no por ello mandan”. Paula Vip compara la relación de la prostituta con el cliente como la que se ejerce con un médico, un arquitecto o un abogado: “Yo soy la que te digo cuanto tiempo tienes de tratamiento, en qué lugar se va a construir la casa o si te voy a llevar el caso o no… la que decide es la profesional ya sea una escort de lujo o trabaje en plena calle”. El curso comienza recordando a las alumnas si sirven o no sirven para la profesión. “Todas llegamos aquí por dinero, pero te tiene que gustar el sexo y tienes que ser capaz de hacerlo con desconocidos”, afirma. Además, es importante que no caigas en el “estigma puta, hay que huir de él y sentirte orgullosa con lo que haces”. También se enseñan pequeños trucos para evitar la apatía cuando se acerca el momento de realizar un servicio. Además, hay un gran capítulo dedicado al compañerismo y al marketing de la prostitución.
- See more at: http://www.critica.com.pa/notas/1788245-asociacion-prostitutas-imparte-curso-novatas#sthash.OwwuzAlQ.dpuf

Asociación de prostitutas imparte curso a novatas

Crisis en España aumenta la demanda de mujeres que desean aprender el oficio.

14 de noviembre
10:48

Espectador
España

Paula Vip es su alias laboral. Tiene 42 años es catalana y se define como elegante, discreta, educada y “puta”. También es la presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) y la inventora del único curso de prostitución que se imparte en España. Mañana sábado Paula volverá a aleccionar, junto a la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, a 25 alumnas para que se conviertan en “putas profesionales”. Todo ello en un sólo fin de semana y por 50 euros. Vip asegura que con la crisis hay una sobreoferta de mujeres que ejercen la prostitución y considera su curso como imprescindible para adentrarse en ese sector.

La presidenta de Aprosex deja claro en primer lugar que su trabajo no tiene absolutamente nada que ver con la actividad que la que realizan las mujeres a las que se obliga a prostituirse: “Eso es trata de seres humanos y debe intervenir rápidamente la policía”.

Pese a ello, Paula denuncia que está dada de alta en el régimen de autónomos como trabajadora sexual pero en cambio no tiene derechos: “Las autoridades piensan que las putas somos ignorantes y les molestamos”. En Aprosex hay asociadas que se prostituyen en la calle y que están ahí “porque quieren y deben seguir pactando espacios y horarios con los ayuntamientos”.

El letrado representante de la organización feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defendido el curso de la asociación Aprosex ya que “se trata de mujeres que se prostituyen por voluntad propia sin ningún tipo de coacción y se les da unos conocimientos útiles para el ejercicio de esa actividad”.

“La crisis ha provocado una sobreoferta que ha reventado las tarifas del mercado y mucha niña con mucha falta de profesionalidad”, asegura Vip. La presidenta de Aprosex quiere que las personas que empiezan en el sector del sexo de pago tengan muy claro que “la prostituta no es una víctima, los hombres pagan pero no por ello mandan”. Paula Vip compara la relación de la prostituta con el cliente como la que se ejerce con un médico, un arquitecto o un abogado: “Yo soy la que te digo cuanto tiempo tienes de tratamiento, en qué lugar se va a construir la casa o si te voy a llevar el caso o no… la que decide es la profesional ya sea una escort de lujo o trabaje en plena calle”. El curso comienza recordando a las alumnas si sirven o no sirven para la profesión. “Todas llegamos aquí por dinero, pero te tiene que gustar el sexo y tienes que ser capaz de hacerlo con desconocidos”, afirma. Además, es importante que no caigas en el “estigma puta, hay que huir de él y sentirte orgullosa con lo que haces”. También se enseñan pequeños trucos para evitar la apatía cuando se acerca el momento de realizar un servicio. Además, hay un gran capítulo dedicado al compañerismo y al marketing de la prostitución.
- See more at: http://www.critica.com.pa/notas/1788245-asociacion-prostitutas-imparte-curso-novatas#sthash.OwwuzAlQ.dpuf
Crisis en España aumenta la demanda de mujeres que desean aprender el oficio.


Paula Vip creadora del curso de iniciación a la prostitución.

Espectador
España

Paula Vip es su alias laboral. Tiene 42 años es catalana y se define como elegante, discreta, educada y “puta”. También es la presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) y la inventora del único curso de prostitución que se imparte en España. Mañana sábado Paula volverá a aleccionar, junto a la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, a 25 alumnas para que se conviertan en “putas profesionales”. Todo ello en un sólo fin de semana y por 50 euros. Vip asegura que con la crisis hay una sobreoferta de mujeres que ejercen la prostitución y considera su curso como imprescindible para adentrarse en ese sector.

La presidenta de Aprosex deja claro en primer lugar que su trabajo no tiene absolutamente nada que ver con la actividad que la que realizan las mujeres a las que se obliga a prostituirse: “Eso es trata de seres humanos y debe intervenir rápidamente la policía”.

Pese a ello, Paula denuncia que está dada de alta en el régimen de autónomos como trabajadora sexual pero en cambio no tiene derechos: “Las autoridades piensan que las putas somos ignorantes y les molestamos”. En Aprosex hay asociadas que se prostituyen en la calle y que están ahí “porque quieren y deben seguir pactando espacios y horarios con los ayuntamientos”.

El letrado representante de la organización feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defendido el curso de la asociación Aprosex ya que “se trata de mujeres que se prostituyen por voluntad propia sin ningún tipo de coacción y se les da unos conocimientos útiles para el ejercicio de esa actividad”.

“La crisis ha provocado una sobreoferta que ha reventado las tarifas del mercado y mucha niña con mucha falta de profesionalidad”, asegura Vip. La presidenta de Aprosex quiere que las personas que empiezan en el sector del sexo de pago tengan muy claro que “la prostituta no es una víctima, los hombres pagan pero no por ello mandan”. Paula Vip compara la relación de la prostituta con el cliente como la que se ejerce con un médico, un arquitecto o un abogado: “Yo soy la que te digo cuanto tiempo tienes de tratamiento, en qué lugar se va a construir la casa o si te voy a llevar el caso o no… la que decide es la profesional ya sea una escort de lujo o trabaje en plena calle”. El curso comienza recordando a las alumnas si sirven o no sirven para la profesión. “Todas llegamos aquí por dinero, pero te tiene que gustar el sexo y tienes que ser capaz de hacerlo con desconocidos”, afirma. Además, es importante que no caigas en el “estigma puta, hay que huir de él y sentirte orgullosa con lo que haces”. También se enseñan pequeños trucos para evitar la apatía cuando se acerca el momento de realizar un servicio. Además, hay un gran capítulo dedicado al compañerismo y al marketing de la prostitución.
Click Here!