lunes, 30 de julio de 2012

La Pornografía en Panamá

Por: Saint Germain



Hace unos diez o quince años la frase "Porno en Panamá" era sinónimo de escándalo y rechazo, y no porque haya una genuina moral en nuestro país, sino que es producto de lo pequeño de éste, donde con solo cuatro millones de habitantes (Bogotá es solo una ciudad y tiene siete millones) lo más probable es que muchos se conozcan entre sí o puedan reconocerse, y aun más cuando no hay que recorrer muchos kilómetros para en un lapso de cinco años recorrer todo Panamá. Lo cierto es que, participar en un filme porno en aquel tiempo era como un suicido social, el o la que lo hacía se desprestigiaba ante los ojos de una población con doble moral, donde una mujer se podía robar millones de dólares como política, pero no podría cobrar 500 dolares por aparecer en un filme.

Aun así, surgieron filmes que causaron revuelo en su momento y que a pesar de todas las regulaciones y amenazas de las autoridades, pasaron a manos del público.  La productora Devil Films, quien para aquella época ya había filmado exitosamente en Colombia, donde actores como Nacho Vidal y TT Boy se dieron gusto follando colombianas, se interesó en realizar filmes aficionados (amateurs) en Panamá. Para ello contactó a decenas de chicas y hombres del país que por cientos de dólares (se habla desde 300 hasta 700 dólares) se prestaron para filmar escenas eróticas en diversos puntos de la capital y las afueras, como la playa de Veracruz, la Vía España, el área residencial por El Dorado, el On The Run de la 4 de julio, todos estos fueron los fondos que utilizaron como introducción para las escenas de acción propiamente dichas en un cuarto de un sitio no determinado (un residencial o una vivienda).  Las autoridades empezaron a actuar con respecto a las escenas en Veracruz y el Causeway de Amador, éste último lugar se utilizó para una escena sexual al aire libre.  En el caso de Veracruz se encarceló a todo el equipo fílmico que participaba, debido a la curiosidad de unos adolescentes del área que lograron ver algunas de las escenas que se realizaban en el lugar.

Las escenas eran las comunes de todo filme erótico, sin especialidad alguna. Los participantes tenían sexo sin preservativos y solo en algunas escenas se practicaba sexo anal, en cambio, la escena siempre gravitaba en el mismo tema, un supuesto "gringo" conoce a una panameña y ésta lo invita a tener sexo sin más miramientos. Cambiaba un poco cuando ya la pareja estaba en la habitación en el preámbulo al acto sexual, por lo demás, los participantes no destacaban para nada en lo físico, eran panameños comunes teniendo sexo común. Las chicas por lo general eran prostitutas de calle o mujeres humildes que buscaban dinero fácil, una chica que residía en Los Libertadores fue inmediatamente reconocida por sus vecinos e incluso un medio fue a entrevistarla y reveló que solo le habían pagado cuatrocientos dólares por una única escena sexual y declaró que no quiso repetir la experiencia. Otras en cambio, aparecen varias veces en diferentes filmes. Debido a los constantes problemas con las autoridades y la poca variedad de actores, Devil Films ya no regresó más al país hasta el día de hoy.

En la actualidad, y gracias a la tecnología, filmar una escena pornográfica es un juego de niños. Están los casos de la ex Miss Reef Wendy Sagel y la escena de una funcionaria de la Asamblea Nacional, pero distan mucho de tener la calidad y el morbo de los filmes anteriormente mencionados.


1 comentario:

Deja tu comentario o si quieres ser editor en el blog o si quieres enviar la foto de alguna chica linda envia un mensaje a la siguiente dirección corporatocracio@gmail.com o Escribenos a travez de la pagina Contactanos.

Click Here!