miércoles, 27 de marzo de 2013

Cumpleaños en el Club Miami

Por: El Ingeniero.

La primera intensión de esta reseña es contar mi experiencia en una salida con amigos al club Miami.  La segunda es dar un panorama más actual del que leí en otra reseña anterior sobre este club.

Por motivos de un cumpleaños organizamos una salida de amigos a un putero.  Uso este término ya que es el tipo de lugar que buscábamos, un lugar para ver chicas desnudas bailando en el tubo, tomarnos algunas cervezas y despabilándose algo, quizás subir con alguna de las parroquianas disponibles.

Hago la salvedad que éramos un grupo de jóvenes con poca o ninguna experiencia en esto de ir a burdeles, strip clubs y similares.

Acto 1:  La llegada

Éramos al rededor de diez hombres y llegamos a eso de las 11:00 pm.  Considero que fueron los primeros errores.  Como a cualquier fiesta, llegar demasiado temprano no es demasiado divertido.   Y al acomodarnos, nuestro plural número demostró ser poca ayuda.

 
Terminamos en una configuración casi circular, creando una barrera para que alguna de las chicas suficientemente avispada se nos acercara en busca de algún cliente en potencia.

Las chicas se agrupaban en un par de mesas sin hacer demasiado movimiento y los shows eran esporádicos y hasta la música parecía ir en contra.

Llegó un momento en que vi a una de las bailarinas seudo-bailar y chatear en su BlackBerry a la vez.

Acto 2:  Las bebidas

Quizás el detalle más doloroso de la velada fue el tener que pagar más de ´cinco dólares por cada botella de cerveza, y hablo de la pinta panameña común y silvestre.

La posibilidad de llamar la atención de alguna de las chicas invitándole un trago se hizo complicada al saber que cualquier cosa que le invites a la putilla tiene un precio de catorce dólares ($14.00).  Así sea ron, vino, tequila, agua, chicha de limón con raspadura, lo que sea.

Acto 3:  El despabile

Al comenzar los shows con más fluidez, uno de nuestros compañeros se tomó la tarea de acercarse a la tarima de baile para el tradicional ritual de ponerle billetes de a dólar en las tiras de las micro tangas a las chicas.  Esto animó al grupo que hizo gala de muchos billetes de a dólar en las prendas de varias de las colombianitas que se pasearon por el tubo.

Con algo más de confianza procedimos a reorganizar la configuración de las mesas que ocupamos.  Hicimos una herradura abierta y pareció dar resultado, eso junto con el llamativo despliegue de billetes de a dólar en las tangas.

Algunas de las chicas se acercaron a nuestro grupo y de forma juguetona nos conminaban a invitarles tragos, todo esto con leves roses.  Claro, todo con la intensión de buscar un trago, un baile personal o una subida.

Acto 4:  El servicio al cliente

Pues, entre una cosa y otra el cumpleañero debía tener un agasajo y se le invitó a un baile privado.

El costo del servicio fue de cuarenta dólares ($40.00).  La encargada del trabajillo fue una chica muy guapa debo añadir, de formas saludables.  El cumpleañero se la iba a pasar muy bien.

El lap-dance duró lo que la canción de Alex Sintec, calculo unos tres minutos.  Por cuarenta palos quizás fue muy poco tiempo, aún así el cumpleañero dijo haberla pasado muy bien, la chica le bailó encima todo el rato y el susodicho pelafustán tocó, manoseó o hasta chupó casi todo lo que quiso.

Un par de chicas más tomaron asiento junto a otros de nuestros compañeros de juerga, me hizo mucha gracia todos los ademanes de calor que las mujeres hacían con el fin de buscar una invitación a otro trago, resoplaban, se abanicaban con las manos y sencillamente decían que estaba haciendo calor.

Claro, calor, con un aire acondicionado central que hace ruido y se escucha hasta la Tumba Muerto.

Acto 5:  La subida

Contrario a lo que puedan pensar, el homenajeado se sintió suficientemente celebrado con el lap-dance que se le invitó.  El cumpleañero no subió, mas, esa tarea exploratoria le tocó a uno más de nuestra partida.

Una de las chicas más entronas y animadas fue la elegida de mi colega.

Ahora les transcribo lo dicho por el interpelado:

Le pregunté a la chica cuanto era la subida y ella me explicó que eran noventa y cinco dólares ($95.00) por una hora, si eres panameño y ciento cinco ($105.00) si eres extranjero.

Naturalmente no había cabida para la negociación.

La chica me acompañó a la parte de los cuartos.  Curiosamente, el detalle de la "subida" es nada más un eufemismo, ya que los cuartos están prácticamente al mismo nivel que el resto del local.  Eso sí, bien aislados y sellados.  Para evitar colados, me imagino.

El cuarto parecía más el consultorio de un médico, hasta la cama o camilla recordaba a la de una consulta con el doctor.  De hecho el colchón crujía con el sonido del papel impermeable debajo de las sábanas.

Naturalmente la muchacha estaba desnuda en cosa de un parpadeo, con esos simulacros de ropa interior con los que andan todo el rato.

Sin ser innecesariamente gráfico puedo decir sin dudas que la puta se ganó su paga, sea cual fuera el porcentaje de esos noventa y cinco dólares.

Alegre, arrecha, tratable y amable.  Así se proyectó la mujer.

Por supuesto que todo eso casi seguro era una farsa, pero, el polvo fue bueno al final.

Algo que sí debo mencionar fue que dudo mucho que hayamos hecho la hora entera, entre lo que "subimos" y estuvimos listos, posiblemente pasaron unos cuarenta minutos.

Acto 6:  La graciosa huída

Como toda fiesta, debe llegar a su fin.

Y con el detalle de la ley zanahoria a eso de las 2:00 am salimos del club Miami.

Las risas y los comentarios sobre lo visto y vivido aún son motivo de celebración entre el grupo que acompañó en el cumpleaños al homenajeado de ese día.

Personalmente yo recomiendo el Miami para este tipo de salidas.

Fue un buen lugar para un grupo de legos e inexpertos en esto de las putas.

La pasamos divertido y seguro volveríamos en cuanto se dé la oportunidad y haya dinero para gastar en este tipo de diversiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario o si quieres ser editor en el blog o si quieres enviar la foto de alguna chica linda envia un mensaje a la siguiente dirección corporatocracio@gmail.com o Escribenos a travez de la pagina Contactanos.

Click Here!